Archivo de la categoría: Artículos

El Alma

Artículo extraído de Nuevas Constelaciones Sistémicas y Familiares

Los tres niveles o etapas en la práctica de constelacionesLos tres movimientos del alma

Idris Lahore considera que existen tres niveles en la práctica de constelaciones
y representaciones:

El primer nivel se basa en la teoría de los «Principios de la vida y el amor»

Así como en la de las estructuras de los posicionamientos y de los diálogos de resolución: El cliente y los representantes son principalmente guiados por el constelador, que ha adquirido el saber y el saber hacer necesarios.

El segundo nivel es llamado el Movimiento «del Alma»

Este se basa en el saber, el saber hacer y la experiencia adquirida en el primer nivel. Este deja más espacio a los movimientos, no solamente a los que provoca la emoción, el pensamiento, y la palabra sino también y sobre todo a los movimientos del
cuerpo físico espontáneos. Los representantes guían más al constelador que lo que son guiados por él.

En este nivel, el saber y el saber hacer técnico así como la experiencia adquirida en el primer nivel, se expresan en primer lugar por la confianza en el Movimiento «el Alma «, que se manifiesta por medio de los representantes, y en segundo lugar por la resonancia más profunda con la cual el constelador mismo, transformado por su trabajo, es capaz de conectar.

El tercer nivel es el del «Movimiento el Espíritu»

Aquí el saber, el saber hacer y la experiencia del constelador en los dos niveles anteriores obligatoria y necesariamente se da por sentado que están integrados, sin embargo, juegan un papel secundario.

El nivel de evolución espiritual en el que se sitúa el constelador es el agente esencial de conexión y desarrollo de la constelación en el alto nivel del «Movimiento del Espíritu» de la representación.

En efecto, las fuerzas espirituales se manifiestan en la constelación, en resonancia con el estado del constelador en particular, en resonancia con el nivel en el que encarna las cualidades que son la substancia misma de la que el espíritu está formado: el amor, la compasión por los que sufren, la serenidad frente a los acontecimientos, la alegría interior independiente de cualquier evento.

El alcance de la constelación se crea mediante la capacidad de vacuidad del constelador, lo que permite que el Movimiento del Espíritu se manifieste en sus características de claridad, de atemporalidad y presencia de lo ilimitado en un espacio limitado.

Esta capacidad de presencia y de vacuidad es proporcional al trabajo interior y la liberación del constelador en cuanto a sus emociones y acciones negativas, a los hábitos y dogmatismos teóricos así como a las ilusiones y a los falsos conceptos y saberes.

Si quieres aprender a utilizar este conocimiento en tu vida diaria, apúntate a los Talleres de Constelaciones Familiares o ponte en contacto con Menchu Mendoza en el siguiente enlace: http://nuevasconstelacionessistemicas.com

Bert Hellinger

Bert y Sophie Hellinger

Artículo extraído de Nuevas Constelaciones Sistémicas y Familiares

Figura clave del mundo psicoterapéutico actual, Bert Hellinger nació en Alemania en 1925. Estudió Filosofía y Teología en la Universidad de Würzburg en Alemania (1947-1951) y Pedagogía, obteniendo el grado de B.A. en la Facultad de Artes de la Universidad Natal de Sudáfrica (1953-1954).

Después estudió un año más en la Universidad de Sudáfrica donde obtuvo un grado académico en Educación Universitaria. Posteriormente se formó en Dinámica de Grupos, Psicoanálisis, Terapia Primal, Psicodrama, Hipnosis, Análisis Transacional, Terapia Gestalt, Programación Neurolingüística (PNL) y Terapia Familiar Sistémica, llegando a una integración de todas ellas.

Fruto de la cual nació su trabajo de Constelaciones Familiares y el descubrimiento de los ördenes del Amor. Los «Movimientos del Alma y del Espíritu» es la última y más profunda evolución de su trabajo Filofófico y terapéutico.

Bert Hellinger considera a sus padres y a su niñez en casa la primera, mayor y principal influencia de todo su trabajo.

Durante su juventud estuvo en una organización católica que no participaba de las ideas del nacionalsocialismo. Fue vigilado por la Gestapo. A los 17 años se alistó de soldado y combatió en el frente. Le hicieron prisionero de guerra y estuvo en un campo en Bélgica. Paradójicamente de este modo pudo librarse del nazismo. A los 20 años, acabada la guerra, entró en una orden católica religiosa.

Estuvo 16 años como misionero en Sudáfrica con los zulúes. El proceso de dejar una cultura para vivir en otra, labro sus conocimientos en la relatividad de muchos valores culturales. Allí fue director de de varios colegios, entre ellos el Francis College en Marianhill, y ejerció la enseñanza y el sacerdocio.

Posteriormente participó en un entrenamiento ecuménico interracial y de dinámica de grupos, de carácter fenomenológico, guiado por el clero Anglicano. ce los anglicanos y de los zulues aprendió la necesidad fundamental de los seres humanos de alinearse a si mismos con las fuerzas de la Naturaleza. Después de 25 años dejó el sacerdocio. Trabajó en. Ambos fueron de de gran influencia para él, junto con.

Bert Hellinger integró diversos elementos de la Terapia Familiar de Thea Schönfelder de Frank Farelly y de la Hipnoterapia y Programación Neurolingüística (NPL) de Milton Ericksonen en su Terapia Familiar Sistémica.

Su trabajo con Constelaciones Familiares, de modo fenomenológico y enfocado hacia la solución, le ha valido el reconocimiento profesional como uno de los terapeutas claves de la psicoterapia actual.

Bert Hellinger está casado con Marie Sophie. Ambos están dando un gran impulso a las Constelaciones Familiares a través de Cursos de Formación, Talleres y Seminarios en países en todo el mundo.

 

Si quieres aprender a utilizar las Constelaciones Familiares en tu vida diaria, apúntate a los Talleres de Constelaciones Familiares

Los sistemas

¿ Qué es un sistema?

Podemos considerar un sistema como una entidad: el individuo, el equipo, la empresa, la institución, la nación el planeta… son sistemas, entidades con motivaciones, con prioridades, con funciones, necesidades, valores, una historia incluso con emociones que les son propias.

Cada sistema tiene su propio potencial de energía y todo lo que afecta al sistema le resta energía. Un sistema debilitado disfunciona y desarrolla síntomas patológicos en los “órganos” que lo componen  empezando por los más débiles. Cuando se respeta (o restablece)  el equilibrio en el sistema, la energía circula y se renueva, los “órganos” funcionan sanamente: Si un sistema esta en equilibrio todo lo que forma parte de él se encuentra beneficiado.

Todo sistema es un organismo vivo

Todo sistema está constituido por un conjunto de subsistemas; por ejemplo, para el cuerpo humano: sistema digestivo, cardiovascular, respiratorio, inmunitario, hormonal, sistema de pensamiento, de gestión de las emociones…

Después un sistema (cuerpo humano, equipo, empresa, familia, nación…) está en interacción constante con otros sistemas de su entorno: interacción entre naciones o entre miembros de una familia o de cualquier otro grupo: une reunión de amigos, una clase en el colegio, un club de cualquier tipo, etc.

Todo sistema obedece a un mismo conjunto de principios.

Conocer estos principios permite adquirir una visión más amplia de las situaciones con un capacidad mayor de perspectiva que desemboca en una visión más objetiva, con la posibilidad de tener en cuenta el mayor número posible de elementos que componen  cualquier situación, en lugar de focalizar sobre el último elemento y proceder a soluciones inadecuadas.

En todo sistema, el síntoma, el problema funcional, puede ser la parte aparente de un problema más extenso y tratar el síntoma puede ser totalmente ineficaz. Mas vale tratar el origen, e incluso prevenir la aparición de síntomas.

Sabemos por ejemplo que una racha de críticas del personal hacia la dirección a propósito de un detalle puede revelar una frustración instalada… que hubiese podido desactivarse con una comunicación más apropiada.

Se trata pues de pasar de una consciencia individual focalizada a una consciencia globalizantes amplia, de volverse de más en más receptivos a los movimientos del conjunto de los sistemas a los que pertenecemos y sensibles a los movimientos y juegos que operan las fuerzas  del momento.

El individuo  no puede funcionar de forma aislada.

Nuestros tiempos se caracterizan por una interdependencia  cada vez mayor, Los alimentos vienen a menudo de un lugar lejano al que vivimos, nuestras camisas son fabricadas en  India, los televisores compuestos en Corea del Sur, cualquier índice económico americano tiene la capacidad de afectar inmediatamente al mundo entero…

Esto significa que el planeta se ha vuelto un sistema global de más en más sensible y reactivo sobre el cual cada individuo no tiene más que un peso reducido. Paradójicamente aquel que decide asumir plenamente su vida debe sentirse responsable de su vida propia, no puede hacer responsables a los demás ni al sistema. De sus dificultades.

¿Cómo resolver esta paradoja? Yo me sitúo en responsable, (o no), y no impongo nada a los demás a los que no se posicionan de la misma manera. De esto trata el estudio de la ley de los sistemas.

Tenemos en el espíritu la necesaria mutación de las mentalidades en el mundo del trabajo con una perspectiva de evolución verdaderamente humana… Para el bien del sistema y de los individuos que lo componen.

 

Si quieres aprender a utilizar las Constelaciones en tu vida diaria, apúntate a los Cursos de Constelaciones Familiares y Organizacionales.

A %d blogueros les gusta esto: